Skip to content
Viajes Baratos

Entrevistas – Nacho

Entrevistas Viajeras

Entrevista a Nacho Otaíza – Viajando y trabajando.

Bueno, yo empecé viajando por la carrera de agronomía. La verdad es que tuve bastante suerte de que la agronomía, y que específicamente la enología que fue en lo que me especialicé fuera lo que me abrió la puerta de los viajes. Ya que terminando la carrera, a través de la universidad pude conseguir unas prácticas con vendimias, que es la temporada de elaboración del vino, en España y Francia, dónde trabajé en unas bodegas de vinos.

Luego, al terminar la carrera, debido a lo mal pagado que es el trabajo de temporada, especialmente cuando uno empieza, terminé trabajando durante dos temporadas en un importante semillero, al que prefiero no mencionar. Junté algo de dinero en Chile, y me fui con una working holiday a Nueva Zelanda. Tuve la suerte de ser uno de los últimos en entrar a este proceso cuando era algo más fácil, ya que ahora es una lotería prácticamente.

Así que como sabía que allá había un mercado importante de vino, siempre lo tuve como opción dentro de ese año, ya que como la temporada dura solo 2 a 3 meses, sabía que podía trabajar en eso allá en su momento.

Inicialmente lo que quería estudiar era paisajismo, pero como en Chile es un carrera mal mirada, finalmente estudié agronomía. Y cuando llegué a Nueva Zelanda, donde me imaginaba que funcionaba esto de los jardines, empecé buscando en esto, y tuve mucha suerte. Es que saben qué, chiquillos, a todos. Si uno está trabajando feliz, siendo feliz, las cosas se devuelven y todo resulta. Todo resulta, hay que armarse de buenas energías y positivismo, porque es real. A esta vida vinimos a ser felices y a amar al resto, y de eso se trata. No vinimos a trabajar, vinimos a amar, a ser felices y libres. Y trabajando así uno se da cuenta que uno puede adquirir de alguna forma, una verdadera libertad, una libertad de la vida que es todo lo contrario a tener un trabajo permanente y una vida a costa del dinero y el consumo.

Al llegar a Nueva Zelanda, llegué y conocí a un kiwi, el cual tenía a un cercano que trabajaba haciendo paisajismo. Mi jefe resultó ser muy buena onda, y ese trabajo era todo lo que yo quería. El trabajo de mis sueños al salir del colegio, terminó haciéndose realidad en Nueva Zelanda.

Bueno y trabajé en Auckland durante bastante tiempo, y cuando llegó la termporada de vendimia, me fui a trabajar en eso. Y bueno, es un trabajo más fuerte, dónde es muy bien pagado en paises como Nueva Zelanda, ya que a diferencia de Chile se paga por hora, y a una tasa muy alta incluso siendo el sueldo mínimo, y como es un trabajo que se hace por muchas horas, resulta ser una oportunidad económica si lo que se quiere es ahorrar. Hay otros países como Australia o EEUU en que incluso te paga overtime, lo cual hace aumentar tu sueldo aún más. Entonces como son 12 horas trabajando 6 o 7 horas a la semana, se vuelve un trabajo bien pesado físicamente, pero en el cual se conoce mucha gente de todas partes del mundo, se pasa bien mientras se trabaja y lo mejor de todo es que como decía antes, te permite ahorrar para seguir viajando. En este tiempo aunque hay un ambiente que a veces termina en algunos tragos, la mayor parte del tiempo uno está dedicado a trabajar por lo que ni siquiera uno gasta dinero en este período. Asíque era lógico que quisiera trabajar en eso, además que al estar trabajando en mi profesión, era el trabajo ideal.

Y después de eso, vino la poda, y como andaba con unas amigas que también hicieron vendimia conmigo ya que también eran agrónomas, decidimos quedarnos, ya que este es un trabajo que se paga por planta, por lo que si se hace rápido, también te permite ganar mucho dinero.

Y bueno, qué es la vida si no es para divertirse y darse gustos. Y bueno, así seguí haciendo vendimias, ya que una vez agarrando experiencias, conociendo gente, van apareciendo opciones. Un amigo que tiene una bodega en Francia, el esposo de una amiga que tiene una vendimia en Alemania, y así. O ya conociendo a alguien que te recomienda un lugar en el que trabajó por la calidad de los jefes o la experiencia que tuvo, se van compartiendo los contactos. Al final uno siendo buena onda, las cosas se devuelven.

Después de Nueva Zelanda, me fui 4 meses a recorrer el sudeste asiático, pasé por Chile, y como sabía que se podía sacar una visa para irme a trabajar en bodega en EEUU aproveché eso, y me fui para allá.

En Australia trabajé en Vendimia, pero el resto del año estuve haciendo House keeping, trabajé de garzón y paisajismo.

Después de eso he estado volviendo a Nueva Zelanda con una visa de trabajo que me dan al tener un contrato y la experiencia de una vendimia. Para sacar esta visa se necesita solo una experiencia de vendimia más lo que hay que pagar por la postulación. En ese sentido Nueva Zelanda es muy fácil para conseguir una primera vendimia, he conocido ha hartos working Holidays, profesionales de todas las áreas que vienen a Nueva Zelanda sin ningún tipo de experiencia, trabajan en vendimias obtienen la experiencia y postulan a esa visa después. Después de eso puedes usar visas Working Holidays en distintas partes del mundo como Alemania, Francia, Canadá, y trabajar en lo mismo, lo cual te permite ahorrar mucho más que trabajando en otra cosa, en un corto período de tiempo.

Luego de eso hice Working Holiday en Francia, Alemania, he vuelto varias veces a Nueva Zelanda y EEUU, y entre medio vacaciones en lugares baratos, o no tan baratos pero siempre ahorrando y gastando lo menos posible.

¿Cuáles son tus lugares favoritos en el mundo?

Mis lugares favoritos siempre han sido los lugares menos turísticos, porque les ha permitido ser lugares menos capitalizados, lugares más puros, donde la gente vive de una manera mucho más simple, por lo que puedes sentir esa vibra que tiene que ver con una forma diferente de vivir, la forma que todos deberíamos tener, una vida libre, con equilibrio con la naturaleza y medio ambiente. No dependiendo de un trabajo que te permita pagar las cuentas, sino que trabajar interactuando con la naturaleza, los seres vivos, donde la gente está pescando, haciendo artesanías, comerciando, intercambiando como una comunidad al final. Pero cada vez es menos común, y al final puede que eso haga que llame mucho mi atención. Siento que esa debería ser la forma que me gustaría vivir. Dentro de esos lugares puedo mencionar Sri Lanka, que va en vías de ser más turístico, y que de a poco va perdiendo mucho. De a poco empiezan a haber más hoteles, y con ello los turistas, el consumo y todo lo que eso lleva. Otro de los países que más me gustó, fue Myanmar, y en ese mismo viaje también me gustó mucho Laos.

Tailandia por ejemplo, también es precioso y todo, pero está lleno de basura, lleno de turistas comprando souveniers, tours, que hace al final que haya una interacción basada solo en dinero que termina contaminando la interacción que uno pueda tener con el lugar.

Otro punto relacionado con esto que me cuestiono mucho, es el gran costo que tiene para el planeta tomar un avión, al final es otro consumo. Me gusta la idea de viajar y vivir un poco el estilo de vida del lugar, me encantaría que en mis próximos viajes, más allá de buscar la foto o visitar puntos turísticos, me llamaría mucho más la atención pasar una temporada de varios meses en un lugar como Sri Lanka, trabajando como Work Away por ejemplo. Al menos si yo no tuviese las oportunidades que tengo, a través de workaway podría seguir viajando. Pero bueno, no todos pensamos y sentimos de la misma manera.

Por otro lado, Copenhague es un lugar totalmente opuesta a Sri Lanka, pero donde el desarrollo fue llevado a otro nivel, donde no hay corrupción o muy poca, hay mucho respeto por las condiciones humanas y de vida de cada uno, por eso a mi Dinamarca me encantó. Eso al final uno también lo siente y ve en la gente, se persive un lugar donde se ve gente caminando libre. Uno trabaja y con el dinero que se gana, uno puede hacer lo que quiera, uno puede vivir feliz, teniendo las condiciones básicas como base, a diferencia de muchos de los lugares en que todos vivimos, en que el trabajo es una forma de sobrevivir.

¿Qué consejo le darías a viajeros que quieren viajar pero no están seguros o sienten dudas de si hacerlo o no?

Let it be. Fluir es el mejor consejo que les puedo dar a todos. Que se atrevan, que pierdan los miedos, que busquen visas y se vayan a viajar. Pero no viajes de pocas semanas, rápidos y moviéndose de un lugar a otro después de un día. Me parece que ese es un tipo de viaje vicioso que no entrega nada. Yo sé que es complicado pero es importante perder el miedo a las cosas que nos tienen atados, que nos impiden movernos y que al final no vale la pena. Creanme, no vale la pena. Al final es todo tan simple, solo necesitamos comer y dormir, y para eso hay muchas visas que nos permiten estar en lugares diferentes, y con ello aprender de otra gente, de otras culturas. Como decía, no viajar por vicio sino para aprender. Hacer cursos de cocina, de meditación o yoga, cursos que nos den más libertad, sentir lo que significa estar viviendo en un lugar sin buscar nada, aprender un instrumento. También creo que es importante salir de nuestra zona de confort que al final es esclavitud. Salir de ahí nos hace crecer mucho, nos hace más felices al final ya que nos da libertad, y Felicidad es libertad.