Skip to content
Viajes Baratos

Malestar viajero o Jetlag

Jet Lag o Desajuste por cambio de horario

Se entiende como el malestar o sensación poco agradable que sufre el cuerpo cuando debe adaptarse a una nueva zona horaria. La intensidad va a depender de cuántas zonas horarias se haya atravesado durante el viaje. Síntomas normales de este desajuste horario pueden ser dolor de cabeza, desorientación, fatiga, problemas para concentrarse, problemas estomacales, sensación de malestar general, incomodidad en el cuerpo, cambios de humor, pérdida de memoria, insomnio, somnolencia. Mientras más lejos vayas, los síntomas serán peores. Se dice que por cada hora diferente del lugar frente al que estábamos acostumbrados, nos va a tomar un día para acostumbrarnos y sentirnos cómodos y sin síntomas producto del cambio horario. Obviamente hay que considerar que mientras mayor somos, más nos costará acostumbrarnos al nuevo horario.

¿Por qué ocurre el Jet Lag?

Por ejemplo, si sales de Santiago a las 22:00 hrs del martes en un vuelo de 13 horas hacia Sydney y llegas a Australia a las 1:00 a.m del Jueves, tu reloj interno todavía cree que es la 11:00 a.m. del miércoles. Eso significa que aunque en el horario local es la hora de dormir, tú te sientes que son las 11 de la mañana y que queda todo el día por delante.

Esta diferencia entre lo que sentimos comparado con el horario real de nuestro destino, estén completamente desajustados, generando muchas incomodidades.

Jetlag

Hay algunos que dicen que la altura del avión y los cambios de presión generan de por sí algunos de los efectos del jet lag, incluso cuando no tenemos diferencias horarias con nuestro destino.

Dentro de los consejos que podemos dar para superar más rápidamente esta condición, están

  • Ajustar las comidas y la hora de dormir a los horarios del lugar al que se ha llegado. A veces puede ser muy tentador dormir una siesta, comer a deshora, pero esto hace duradero el proceso de ajuste.
  • Salir a caminar, hacer deporte o cualquier actividad que nos permite mantenernos activos si viene el cansancio. Hay estudios que apoyan el hecho de hacer deporte por la mañana al momento de llegar a destino, ya que de esta forma se acelera el proceso de ajuste del cuerpo.
  • La exposición al sol también es una gran ayuda, ya que al estar expuestos al sol, le es más fácil a nuestro reloj biológico adaptarse a los ciclos naturales del día.
  • Comer liviano. Uno de los factores que más ayuda a la hora de acortar el desajuste en el reloj biológico es comer sano, liviano. Esto debido a que el cuerpo como no consume tanta energía al digerir, puede utilizarla en cambio para equilibrarse. De hacerlo se darán cuenta que el tiempo de ajuste será mucho menor.
  • Mantenerte hidratado. Algo que también ayuda mucho en el proceso es beber abundante agua y evitar consumir café o alcohol que pueden acentuar los efectos del Jet Lag.
  • Dormir en el avión. Si bien puede parecer una hazaña imposible, recomendamos llevar contigo tapones, antiparras, algo para taparte y una almohada, vas a ver que la experiencia cambia completamente, y se vuelve mucho más fácil de lograr. El dormir en el avión de todas maneras ayudará en el proceso de acostumbrarte al nuevo horario.

Como pudieron ver, el tema del jetlag es algo que no deja indiferente a nadie. A algunos les puede costar menos ajustarse, a otros más, pero al final a todos nos afecta.

Por lo mismo, en caso de que viajes a algún lugar con varias horas de diferencia y desees estudiar, o trabajar, dentro de lo posible es recomendable llegar unos días antes, de modo que se puedan acostumbrar y no estén sintiendo la incomodidad de no haber dormido nada el primer día de clases. Otra recomendación es que descanses mucho antes de partir tu viaje, que empieces a cambiar el uso horario con anterioridad al viaje

También recomendamos no manejar ya que las probabilidades de accidentes aumentan, por la somnolencia generada por el Jet Lag.