Skip to content
Viajes Baratos

Viajar en Familia

Por qué viajar en Familia

Como consecuencia del estilo de vida rutinario, que exige muchas horas de trabajo y energía, los momentos de convivencia familiar se traducen en pocas horas a la semana en que el cansancio impide muchas veces compartir de manera profunda. Generando distancia entre los miembros de la familia.

Debido a esto,las vacaciones en familia aparecen como una oportunidad increíble en términos de pasar tiempo de calidad, profundizar los lazos e influir en la enseñanza de los hijos.

Afianzar los vínculos y lazos familiares

Un viaje es una oportunidad única en la cual se pueden afianzar las relaciones, y generar un lazo más íntimo entre los miembros de la familia. Estarán mucho más tiempo juntos y a la vez, se vivirán experiencias distintas a la rutina del resto del año.

Recuerdos para toda la vida

Otra de las razones por las cuales vale la pena llevar a la familia de vacaciones es porque dejan recuerdos que duran para toda la vida. El hecho de salir, y ver cosas distintas a la normalidad, compartir en un estado mucho más relajado y agradable del normal, hace que los hijos atesoren los recuerdos vividos a pesar de que pasen muchos años. Tomar fotografías que serán miradas con amor a través de los años, y disfrutar de la experiencia, es algo propio de las vacaciones familiares.

Abrir la Mente y cuestionar la realidad

Lo que hace a una persona mayor ser más madura o más sabia, es que ha vivido más experiencias que una persona más joven. Al momento de viajar, teniendo experiencias distintas todos los días, ocurre un proceso similar en nosotros y en los niños. Los límites se expanden, los intereses y gustos aparecen, y se hace fácil comprender que las cosas se hacen de manera distinta en otros lados. Esa comprensión de lo distinto, ayuda a desarrollar tolerancia y a cuestionar que lo que somos, viene de lo que nos rodea, lo que nos permite también, aumentar nuestra capacidad de observación,

No siempre es fácil…

No es fácil muchas veces. El hecho de que normalmente estemos alejados de nuestra pareja o hijos, nos permite escapar de los momentos difíciles. El problema de esto, es que al escapar de los malos momentos, también de alguna u otra forma, se escapa de los buenos. Es importante entonces, tener una actitud positiva y paciente, para que así, los ‘malos momentos’ sean solo momentos y no se conviertan en un infierno eterno.

Una actitud agradecida, entendiendo que la posibilidad que se tiene es algo poco común en relación a la cantidad de gente en el mundo que puede darse ese lujo. Y a la vez verlo con una actitud humilde, ya que mucho de esa posibilidad está dado de la suerte, por lo que no te hace ni más ni menos que nadie.